Guitarras de 7 cuerdas. La aportación de Ibanez

enero 21, 2008 at 6:01 pm 1 comentario

ibanez-7.jpgCuando nos hablan de guitarras de siete cuerdas, seguramente el modelo que primero se nos viene a la memoria es aquel que comenzamos a contemplar, anunciado allá por 1990, en manos de Steve Vai. El nombre, quizás algo pretencioso, “Universe”, pero no era para menos, estaba, en cualquier caso en sintonía con lo que había sido la cultura estética de finales de los 80

Recuerdo entrar en una tienda de instrumentos en Madrid, Maxi, y encontrarme una imagen en cartón, a tamaño real, de Vai luciendo tan singular guitarra. Mirándolo en retrospectiva, los diseños de la época seguramente nos resulten recargados, pero en aquel momento resultaban de lo más común. Sobre todo con nuestra ingenua expectación con todo lo que venía de Estados Unidos. Pero en realidad, lo que nos llegaba era un B (si) grave en una séptima cuerda, de la mano de uno de los guitarristas más admirados.

Realmente, la guitarra de siete y más cuerdas tiene una larga historia. De hecho, en el Renacimiento y en el Barroco se experimentó con diferentes cordajes y afinaciones. Posteriormente, de mediados del siglo XIX nos llegan obras escritas específicamente para este tipo de instrumento, por el músico francés Napoleón Coste. Por otra parte, debo mencionar que también existían guitarras de siete cuerdas en Rusia, desde comienzos de 1800. De hecho, se le denominaba “guitarra rusa”, posiblemente desarrollada a partir de otros instrumentos de cuerda autóctonos. Usaba una afinación específica y tuvo una gran difusión. También en Brasil aparece la guitarra de siete cuerdas desde comienzos del siglo XX y forma parte intrínseca de su folclore, la samba, el choro… y tiene uno de sus mejores exponentes en el genial guitarrista Raphael Rabello. Rabello falleció muy joven, nos abandonó con tan sólo 32 años, pero dejó excepcionales grabaciones y, si no conocéis a este gran músico, os recomiendo que no perdáis un momento en escucharle. Otros importantes guitarristas que han usado o usan guitarras de siete cuerdas son George Van Eps, Ron Eschete, con el que tuve la oportunidad de estudiar en el GIT, Lennie Breau, George Lynch y un jovencísimo Yamandú Costa, a quien también recomiendo escuchar, entre otros.

Volviendo al tema, evidentemente la guitarra de siete cuerdas existía antes de nuestro encuentro con la imagen de Steve Vai luciéndola en 1990, pero su desarrollo y difusión más directa seguramente empieza aquí. Vai se convirtió en algo más que un gran músico y excelente guitarrista, se transforma en un modelo estético para no pocos jóvenes guitarristas y personifica, posiblemente mejor que nadie, la figura del “american guitar hero”, que estuvo tan de moda en la época. Ante tales circunstancias, podemos decir que la difusión del modelo “Universe” tuvo tanto éxito como lo tuvo el disco editado paralelamente al lanzamiento de la guitarra, el álbum “Passion and Warfare”. Fue un maridaje perfecto. Aún así, algo antes del lanzamiento del disco, Steve Vai había realizado una gira mundial con la guitarra de siete cuerdas, así que podemos decir que muchos de los interesados se hicieron cargo de su existencia con anterioridad.
Esta guitarra pasó, lógicamente, por varios prototipos antes de ser comercializada. Cuando salió al mercado, lo hizo como los modelos: UV7 y UV77. Año tras año, Ibanez fue presentando diferentes guitarras y actualizaciones, añadiendo colores, diferentes diseños y mejoras. Modelos más económicos, pero con una calidad extraordinaria, y otros de gama media alta con acabados de lujo.

Un nuevo empuje al desarrollo de los modelos de siete cuerdas fue su uso por la banda Korn.

Esta evolución nos lleva a dos de los modelos de los que vamos a hablar.
Uno de ellos ha sido diseñado, y por supuesto utilizado, por los guitarristas del grupo Korn, conocidos como Head y Munky. La guitarra es, por tanto, un modelo “signature”. El sonido de Korn es, sencillamente, fantástico e inteligente, sus producciones perfectas. El uso de este instrumento influye, sin duda, en el particular, contundente, grave y oscuro sonido de la banda. El modelo comenzó comercializándose como K7, pero creo que actualmente se puede encontrar como APEX 1 y una versión más sencilla, APEX 2.

La APEX 1 tiene el cuerpo de caoba, no tan pesado como me podría esperar. La unión entre el cuerpo y el mástil es acertada, con un rebaje que facilita la ergonomía. El mástil, en la línea de Ibanez, es decir, comodísimo. A pesar de tener una cuerda más, cualquier guitarrista se sentirá a gusto. El acceso a cualquier altura es perfecto. Para aumentar la estabilidad lleva dos tiras de Bubinga. Una cenefa lo bordea, al igual que la pala. También destacan pequeños grandes detalles, como ese color perlado. En el modelo APEX 2 el mástil es de arce y nogal. Los trastes tamaño jumbo. La electrónica es de buena calidad, tenemos dos pastillas DiMarzio® Paf 7® (H) neck pu y DiMarzio® Paf 7® (H) bridge pu. El control para seleccionar pastillas es de tres posiciones y, en cuanto a potenciómetros, un volumen.

Los guitarristas de Korn idearon un sistema de vibrato denominado “U-Bar”. Con este sistema, consistente una barra en forma de U cuyos extremos van colocados a ambos lados del puente, se utiliza la palma de la mano para conseguir el sonido deseado. En cuanto a los clavijeros y la afinación, decir también que son los que cabían esperar, perfectos. Dar más datos técnicos sobre el instrumento me parece ahora irrelevante y hay diversas fuentes donde conseguir esa información. Lo que para mí es interesante destacar de estas guitarras es su gran calidad, y que están concebidas, precisa y claramente, para un concepto de sonido concreto. Si tu música está en el ámbito de Korn, seguramente esta sea tu guitarra. En cualquier caso, y por lo que me cuentan, tienes dos modelos; el APEX 2 cuesta casi la mitad que el APEX1, con lo que tendrías una guitarra más sencilla por mucho menor coste.

Por otra parte, he estado probando con curiosidad y asombro otro modelo de Ibanez de siete cuerdas. Es el denominado Ibanez RG1527 Prestige. En este caso, vuelve a sucederme lo que, afortunadamente, comienza a ser habitual: Encontrar buenas guitarras por un precio menor a la mitad del que cabía esperar. O quizás sería más acertado decir que cuestan la mitad de lo que algo con prestaciones similares costaba hace unos años. Bueno, sea por la razón que fuere, esta guitarra es todo un acierto por parte de Ibanez.

La RG1527 tiene, de entrada, muy buenos materiales, desde la madera a la electrónica, pasando por todo el hardware. El cuerpo de tilo, más conocido como “basswood”. El mástil es de arce duro y wengé; el diapasón, de palorrosa, tiene 24 trastes calibre jumbo. Las pastillas V77 (H) neck pu y V78 (H) bridge pu. En todas estas guitarras, Ibanez ha seleccionado pastillas de modo que recojan de la manera más clara y nítida las frecuencias que aporta el uso de una séptima cuerda en la tesitura del B grave. El selector es de cinco posiciones. A diferencia del otro modelo, tiene dos controles, volumen y tono, lo que le añade algo más de versatilidad.

Me ha gustado mucho el trémolo. El perfil del diseño es muy bajo, plano, lo que facilita la posición de la mano derecha. Es el denominado Edge Pro 7, sus componentes hacen que la vibración de la cuerda se traspase muy bien a la madera, y es por ello que tiene un estupendo sustain. Este modelo, Ibanez RG1527 Prestige, me parece una guitarra altamente recomendable para aquel que quiera introducirse en el mundo de las guitarras de siete cuerdas, siempre dentro del sonido rock.

Por último, no puedo dejar de mencionar otra guitarra sorprendente, se trata de un modelo de ocho cuerdas, también de Ibanez. La RG2228 GK. Las características técnicas del instrumento son las mismas que las del modelo RG1527. La particularidad es la introducción de una octava cuerda, que nos proporciona un F#. Al parecer, grupos como Meshuggah han sido inspiradores de este “plus”. La presentación fue en el Namm Show de este año, así que es muy reciente y todavía es una incógnita su aceptación, pero posiblemente su gran relación calidad/precio ayude a su difusión.

En conclusión, simplemente dejar clara, aunque brevemente reseñada, la aportación de Ibanez sobre el concepto de guitarra de siete cuerdas, y por las noticias recientes, ocho cuerdas. Ibanez ha hecho historia con instrumentos de gran calidad, y en el campo de las guitarras de siete cuerdas su aportación es más que notable. Un saludo.

Entry filed under: guitarras. Tags: .

Crean una ‘guitarra robot’ que se afina sola Amplificador Bogey T64RS Tube. Un cabezal + recinto, manejable en sonido, precio y peso.610 €

1 comentario Add your own

  • 1. ed  |  diciembre 20, 2010 a las 3:10 pm

    Este artículo es un plagio.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Top Clicks

  • Ninguna
enero 2008
L M X J V S D
« Nov   Feb »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Blog Stats

  • 16,992 hits

A %d blogueros les gusta esto: