Monitores de estudio Fostex Serie PM. Una buena opción calidad-precio

noviembre 8, 2007 at 12:19 pm Deja un comentario

foxtes.jpgPM-0.5: 230 €, PM-1: 310 €, PM-2: 380 €
Distribuye: Letusa
http://www.letusa.es
www.fostex.com

UN POCO DE HISTORIA
La compañía japonesa Fostex, fue fundada en 1973 como extensión de la “Foster Electric CO” una importante compañía Japonesa en el desarrollo de productos de electroacústica, tanto para su comercialización con nombre propio, o como suministradora para otros fabricantes. Uno de los ejemplos de estos monitores comercializados por Fostex es el famoso 6301B, un monitor autoamplificado de tamaño mini, que tras 20 años sigue siendo un monitor de referencia. Resaltando en él la amplitud de rango de frecuencias conseguido con un solo cono de menos de 4 pulgadas.
El primer movimiento significativo de Fostex en el merado del sonido profesional fue en la década de los 80, al lanzarse al diseño y fabricación de grabadores multipistas en cinta magnética. A principios de la década de los 80, presentó tres grabadores de cinta: el A-2, el A-4 y el famoso A-8, el primer grabador de 8 pistas en una cinta de sólo ¼ de pulgada de ancho, la cinta clásica que usan los grabadores de dos pistas convencionales, todavía hoy en uso en algunas estaciones de radio. Aprovechando la experiencia adquirida, Fostex se lanza a la fabricación de sistemas multipistas en formato cassette, que disponían de cuatro pistas independientes, los cuales se hicieron muy populares entre aquellos que se iniciaban en el sonido o para grabaciones “fuera de estudio”. Ambos productos, los grabadores de cinta de ¼ de pulgada y los multipistas en formato cassette, fueron productos muy populares en los homme estudios.
EL SALTO OBLIGADO
El salto a la tecnología digital fue otro de los proyectos que Fostex atacó ya en la década de los años 90, uniendo sus fuerzas junto con Alesis para la fabricación de un grabador digital de cinta, el RD-8, un grabador en formato Super-VHS, aprovechando el trabajo ya desarrollado con anterioridad por otros fabricantes en los grabadores de video, los cuales son capaces de trabajar con señales de frecuencia suficientemente alta como para manejar datos digitales, además de contar con la experiencia acumulada en estos grabadores, tanto en la parte mecánica, como en la de servos, desde hace ya bastantes años.
Continuando con su labor de investigación, Fostex se lanza al desarrollo de grabadores basados en disco duro, y a mediados de los noventa, lanza el grabador mezclador digital portátil DMT-8, que incorporaba como gran novedad el almacenamiento del audio en un disco duro convencional de ordenador. Uno de los últimos productos en aparecer de la mano de Fostex, se presentó en la feria AES de Los Ángeles del año 2002, la red comunicaciones NetCIRA, con la que distribuir hasta 64 canales de audio de alta calidad sobre una red de datos informática convencional, bajo protocolo Ethernet.
A pesar de toda esta investigación hacia las más modernas tecnologías digitales, la marca japonesa, fiel a sus comienzos, sigue fabricando altavoces y monitores de calidad, como los que ocupan esta prueba: la gama PM. Una serie de monitores de estudio de bajo coste, que forman parte de la extensa gama de monitores para estudio.

LOS TRES JUNTOS
La gama de monitores de la serie PM, es un trío de monitores para estudios de grabación, así como para trabajos en Broadcast. Los tres modelos sujetos a este análisis son: PM-0.5, PM-1 y PM-2, todos ellos autoamplificados. Tanto el diseño, como el desarrollo de la electrónica, altavoces y la caja acústica vienen de la mano de Fostex.
El recinto acústico es de diseño clásico, con unos acabados sencillos pero de buena factura. Están hechos en madera aglomerada y plastificada de buen grosor. En la parte trasera de estos monitores se encuentra atornillada una gruesa plancha metálica a la que se han fijando, por su parte posterior y en el interior de la caja de madera, el transformado, los filtros de frecuencia y la etapa de potencia. Por la parte vista de esta placa metálica, se encuentra el conector de entrada de alimentación, así como el de señal, el interruptor de encendido y el control de ganancia. En el modelo superior el PM-2, este control de ganancia se divide entre las frecuencias agudas y graves. El peso de los monitores varía desde los 6,5 kilos para el modelo inferior hasta los 14,7 kilos de la grande, pasando por los 11 de la mediana. Todos los altavoces están blindados magnéticamente, condición imprescindible ya para trabajar en estudio junto a monitores de ordenador y aunque cada vez es más habitual encontrar monitores de TFT casi inmunes por completo a este problema, aún es éste un dato a tener en cuenta a la hora de elegir un monitor.
El material utilizado en el desarrollo de los conos de los woofers es de pasta de papel y poliamida, con un recubrimiento a base de resinas que lo impermeabilizan y atenúa sus frecuencias de resonancia, haciéndoles con ello, más capaces de generar presiones sonoras elevadas con bajos niveles de distorsión. En cuanto a los altavoces de agudos, son del tipo de cúpula, fabricada en tela a base de poliuretano, material que está siendo utilizado asiduamente en monitores de estudio por la linealidad de su respuesta en frecuencia y por un sonido muy agradable, ausente en buena medida de picos de resonancia pronunciados.
Los tweeter de cúpula fabricados con materiales metálicos tales como aluminio o titanio, por poner los dos materiales más típicos, muestran resonancias considerables, que aún siendo interesantes para ciertos tipos de instrumentos como las secciones de viento metálico, proporcionan un mayor nivel de distorsión y, por ello, una audición más cansada. Pero uno de los problemas más considerados por los fabricantes para el uso de este tipo de materiales en los altavoces de agudos, es la necesidad de dotarlos de una rejilla protectora para resguardarlos de accidentales golpes, la cual, inevitablemente modifica de manera considerable el rendimiento, la dinámica y la cobertura del altavoz. La tela, por el contrario, aún no siendo capaz de ofrecer un agudo tan brillante, posee la facultad deformarse y volver a su estado original tras un golpe fortuito, lo que le da al fabricante la seguridad de no tener problemas tanto en casa del cliente, como en las cadenas de montaje o en el transporte.
El conjunto de ambos altavoces es capaz de cubrir un margen de frecuencias que van desde 50Hz hasta los 20kHz con un margen de + – 2 dB en los tres modelos, según los datos del fabricante. Estos datos parecen optimistas y en la prueba se han detectado diferencias considerables a este respecto, especialmente en el rendimiento a bajas frecuencias, entre los tres modelos.
Las agrupaciones de altavoces se ha hecho de la siguiente manera: un Tweeter con una cúpula de 0,7 pulgadas y un woofer de 5 pulgadas para la PM-0.5; un Tweeter de cúpula 1″ y un cono de graves de 6,5″ para la PM-1; y de nuevo una cúpula de 1″ en el agudo combinado con un woofer 8″ para la más grande de la gama, la PM-2.

Y UNO POR UNO
PM-0.5: Este monitor es presentado por Fostex para el uso de campo cercano en pequeños estudios. Con una potencia de 70 vatios repartidos en partes iguales entre la sección de graves y agudos, proporcionados por una pastilla de potencia estéreo, que ofrece un nivel de distorsión en el tercer armónico, (el más significativo para esa medición) de 0,01 %, medido a una potencia de 25 vatios sobre 8 Ohmios de carga y en la banda de frecuencias audible de 20 Hz. a 20Khz.
En la prueba auditiva, este monitor ofreció un buen sonido en la zona de medios y agudos y el tweeter se mostró correcto, con un sonido agradable para el trabajo. Las frecuencias graves están limitadas en primer término por el woofer, que no es capaz de llegar a reproducir frecuencias graves profundas como un contrabajo o un bombo, tarea casi imposible debido a su tamaño. Esta limitación ha de ser asumida por el usuario que se decida por este modelo y, en el caso excepcional de verse forzado a trabajar en frecuencias muy bajas con él, ha de utilizar un cajón de graves, aunque de otra gama u otra marca, al no estar contemplado éste en la gama PM de Fostex.
El solapamiento de frecuencias en la zona de cruce de los dos altavoces, habitualmente situado en la zona de la voz, funciona bastante bien al ser el altavoz de graves el que se encarga de casi todo este trabajo, debido, en este caso también, a su reducido tamaño. De manera que como dicen los curas: lo que Dios te da con una mano (claridad en la voz), te lo quita con la otra (poca extensión en las frecuencias graves). A pesar de ello, la evaluación de este monitor ha sido positiva, salvando la limitación de los graves, pretensión por otra parte no exigible en este tipo de monitores de escucha cercana y precio reducido.

PM-1: Este es un monitor también de campo cercano, aquellos que se colocan habitualmente sobre el puente de vúmetros de las consolas, ubicación por otra parte bastante inadecuada en la mayoría de los casos, al ofrecer la superficie de la consola un plano en el que los frentes de ondas rebotan, creando reflexiones tempranas o un camino alternativo al sonido, igualmente indeseable.
Este monitor ve incrementada su potencia sobre su hermano pequeño hasta los 75 vatios para el altavoz de graves y 45 vatios para el de agudos, disponiendo ya de etapas de potencia integradas independientes, capaces de hacerse cargo de altavoces de mayor tamaño, 1 pulgada para el de agudos y 6,5 para el de graves, con los que generar una mayor potencia sonora.
Las medidas y pesos de este monitor respecto de las del 0.5 son desiguales, mientras que las medidas apenas han aumentado 10 cms. en la altura como mayor diferencia, en el peso la proporción ha aumentado hasta casi el doble, de 6, 5 a 11 kilogramos. En cuanto a la calidad del sonido suministrado por las etapas de potencia, los datos que facilita el fabricante dan una disminución muy sustancial de la tasa de distorsión, con referencia a la de la PM 05, con un valor de 0,007 % de distorsión en el tercer armónico.
La construcción de la caja es similar en los tres modelos, disponiendo de abundantes refuerzos internos, que le dan una rigidez al conjunto considerable. Los tubos del bass reflex están cortados y unidos con la intención de poder describir un ángulo, con al intención de que pueden caber sin problemas dentro de la caja, ya que la longitud de este tubo es superior a las dimensiones internas de la caja. La salida de ambos tubos, se sitúan en el frontal de la caja, al igual que en los otros dos modelos.
En la audición se ha detectado un incremento considerable en las frecuencias medias, con un protagonismo elevado de la voz, lo que crea un sonido que recuerda en cierta manera a las ya descatalogadas NS 10 de Yamaha. Los agudos, aún teniendo un altavoz de mayor tamaño y más potencia en amplificación, no rinden lo que se esperaba, quedando los platillos, como ejemplo típico, retrasados en planos respecto a otros instrumentos. Reduciendo la distancia de escucha a la caja a menos de 2 metros la respuesta mejoró, lo que causó gran sorpresa, ya que en la prueba de la PM 0.5, aún siendo inferior, se comportó correctamente independientemente de la distancia, aunque en ningún caso fue superior de tres metros. En el caso de las frecuencias graves, tampoco rindió lo que en un principio se esperaba de este monitor, las expectativas atribuidas a la mayor potencia, el mayor tamaño del woofer y el mayor peso del conjunto, atribuible en buena parte al trasformador. (El tamaño del trasformador está directamente relacionado con la potencia final del conjunto).
En la escucha se apreció un incremento en las frecuencias medias graves, cercanas al sonido del golpe del mazo en el parche del bombo, pero no así el sonido más profundo del propio bombo, que quedó claramente atenuado, con la referencia de una grabación en la que deberían tener igual protagonismo. Forzando las frecuencias correspondientes a este sonido, la situación no sufrió cambios sustanciales, supuestamente por el limitador pasa bajos del filtro divisor. Viendo el lado positivo de las cosas, este corte de frecuencias puede ser apreciado como un interesante elemento de seguridad, para evitar que el altavoz pueda sufrir en ecualizaciones muy forzadas.

PM-2: Con un destino de monitor de campo medio-lejano para controles de sonido de tamaño medio, este monitor eleva sus prestaciones hasta los 120 vatios para la sección de agudos e igual cantidad para los graves. Los destinatarios de estas potencias son un tweeter de iguales características que el de la PM1 y un woofer que aumenta su tamaño hasta las 8 pulgadas. En este modelo sí hay una extensión mayor de los extremos de la banda de frecuencias, tanto superior como inferior, pareciéndose más a los datos dados por el fabricante de ancho de banda, teóricamente igual en los tres modelos. El grave se mostró claramente más profundo y propio de lo que se espera en un monitor equipado con un woofer de 8 pulgadas. La construcción del recinto de madera sigue las mismas líneas de los anteriores, aunque en este modelo la trasmisión mecánica de vibraciones procedentes del woofer hacia la caja son más elevadas, aunque dentro de unos márgenes aceptables. En la zona de medios, el trabajo de solapar un woofer de 8 pulgadas con un tweeter de 1 pulgada es siempre más conflictivo, lo que hace que el sonido no sea tan nítido como en la PM0.5, pero a su favor está un mayor equilibrio en toda la banda y un sonido más contundente y redondo, especialmente en la parte baja de la voz.

CONCLUSIÓN
Una aceptable relación calidad precio sería una conclusión ajustada para esta gama de monitores, habiendo que valorar la posibilidad de ser necesario el uso de un subwoofer, especialmente en el caso del PM-0.5, en cuyo caso habría que hacer cuentas incluyendo este añadido.
Los tres modelos de monitores probados aquí, guardan similitudes importantes en cuanto a construcción, materia prima y diseño. La relación calidad precio también es un parámetro en el que los tres ofrecen una ventajosa consideración, por ello, aparecen los tres juntos en esta tabla. Quedando la última valoración y definitiva valoración, la del sonido, reservada a la prueba auditiva de cada persona, entendiendo que junto con los micrófonos, los monitores son los elementos más subjetivos de toda la cadena de sonido.

Entry filed under: General, home studio. Tags: .

Schecter Guitar 007 ELITE. Guitarra Schecter de 7 cuerdas.915 €uros Rocktron Prophesy. Un previo con efectos de pata negra.1375€uros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Top Clicks

  • Ninguna
noviembre 2007
L M X J V S D
« Oct   Ene »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Blog Stats

  • 16,992 hits

A %d blogueros les gusta esto: