Digitech Vocalist Live 4

Digitech está que arde en novedades con sus nuevos procesadores. Y lo que tenemos en nuestras manos, a punto de desembalar, es prometedor: un procesador que combina las facultades musicales de una guitarra con la voz.

No sólo alberga efectos para la voz, sino que podemos crear armonías, y la novedad más importante: el procesador es capaz de reconocer los acordes de la guitarra, y crear una armonía de voz con la misma frecuencia que dicho acorde.

Dicho esto, nos centraremos en sacar bien el jugo a este pequeño, y veremos, siendo una novedad, hasta qué punto podemos exigirle buenos resultados; eso sí, con el optimismo que me brinda el haber quedado satisfecho, hasta ahora, con esta compañía.

DESEMBALANDO
El procesador vino perfectamente empaquetado de serie, lo cual dice bastante sobre la preocupación de la empresa por la conservación de sus productos.

Nos encontramos ante un procesador en formato pedalera (con inclusión de alimentador, tarjeta de garantía y manual de usuario), por lo que su orientación es, especialmente, a ejecución en directo. Su fabricación es robusta, con estructura metálica y cubierta de los pedales en PVC. El procesador está a prueba de pisotones.

Dos pedales de selección de preset, uno de activación de los efectos y otro de activación de la armonía. Potenciómetros de control de intensidad de los efectos, que varía según los que elijamos y el tipo de instrumento (voz o guitarra): tiempo de delay, ganancia, resonancia, compresión, umbral de ruido… Presenta también potenciómetros que regulan el nivel de salida de la guitarra, la voz y la armonía. Además, integra un afinador (siempre útil), y un sistema de control de las notas, en función de su escala (mayor/menor), y su tonalidad.

En cuanto a la interfaz, es de lo más completo, ya que presenta entrada tanto para micrófono dinámico, como micrófono para condensador (cuyas amplitudes de entrada podemos modificar mediante un potenciómetro). Para emplear este último, tenemos un conmutador cuya activación proporciona alimentación fantasma.

El hecho de ofrecer la posibilidad de conectar micro de condensador, hace que no sólo nos limitemos a directo, sino también a grabar en estudio.

El resto de entradas la componen un jack 1/4” para previo vocal (ello desactiva la entrada del micro), un jack 1/8” para reproductores musicales, entrada de pedal de expresión, y dos jacks de guitarra (uno de entrada para procesar la señal en el armonizador, y otra de bypass que envía la señal directamente al amplificador).

En cuanto a salidas, tenemos dos mono/estéreo, auriculares, y dos salidas XLR. Por supuesto, tenemos un switch para conmutar entre mono y estéreo.

LOS EFECTOS DISPONIBLES Y LA ECUALIZACIÓN
Aunque el cometido principal de este dispositivo es el de la detección de acordes, y armonizar en consecuencia, no se ha dejado de lado el apartado de los efectos, y tenemos cantidad disponibles, tanto para la voz, como para guitarra: chorus, reverb, distorsión, univibe, trémolo, compresor, flanger, stutter, y las variantes que podemos obtener de su mezcla y la modificación de sus parámetros.

De voz, además, encontraremos efectos específicos, como efecto metálico, vibrato, correctores (excelente este apartado), apariencia de persona de mayores o menores dimensiones, género e incluso raza. Más adelante comentaré sobre estas aplicaciones.

Y en cuanto a la ecualización, disponemos de la siguiente configuración de bandas: low cut (filtro de graves), bass (graves), mid gain (volumen de frecuencias medias), mid frequency (medios) y treble (agudos).

Desde luego, no me quedaría fuelle para comentar las posibilidades de este “cacharro” en cuanto a la variedad de timbres que se pueden obtener.

LA TECNOLOGÍA musIQ
Nuestra invitada está construida con una tecnología revolucionaria: musIQ. Su cometido es eliminar la necesidad de introducir información sobre tonalidades y escalas en el procesador, pues éste la detecta automáticamente cada vez que tocamos una nota o un acorde, y se encarga de generar una voz armónica que sea acorde con dicha nota.
Todo esto se desarrolla en tiempo real de manera automática, por lo que nos hallamos ante el primer procesador de estas características.

Esta tecnología es capaz de detectar 28 escalas y modos, entre las que se encuentran los modos griegos y las escalas mayor, menor, napolitana, japonesa, árabe, blues, armónica, disminuida, bebop, dominante, melódica y húngara. Básicamente, el arsenal estándar con el que se arma la mayoría de los músicos.

CONFIGURACIÓN DEL EQUIPO
Lo cierto es que he tenido que hacer más hueco temporal del previsto para desarrollar las pruebas, pues no imaginaba que este pequeño ofreciera tantas posibilidades. Por otra parte, también me ha sorprendido, de acuerdo al manual de instrucciones, que no es necesario nada especial, ni guitarras MIDI, ni salidas hex, etc. El dispositivo musIQ se encargaría de tratar la señal. Tan sólo hacen falta micro y una guitarra eléctrica o acústica con previo.

Podemos conectarlo a mesa, y de ahí a amplificador y sistema PA, pero lo gratificante es que podemos emplear el procesador como mezclador, y de ahí directamente a amplificador y PA; o incluso directamente guitarra/Vocalist Live 4/PA, lo cual minimiza los recursos necesarios para sonar bien: micro, PA, guitarra y músico.

Para comprobar hasta qué punto es eficaz como mezclador y procesador (es decir, de “apañárselas sólo”), hemos conectado el Vocalist Live 4 directamente a un amplificador Line 6 Spider III 120 y un equipo de altavoces Yamaha, y como entradas, un micro dinámico Shure SM58 y una guitarra Fender Stratocaster American Series (posteriormente emplearemos también una acústica Takamine EG540C).

SONIDO
Ahora tenemos conectado todo el tinglado, así que habrá que testearlo, ¿no? Agradezco la colaboración del bajo Carlos Guttenberger, por la aportación de la voz para las pruebas.

Disponemos de 50 presets pregrabados y otros 50 slots disponibles para almacenar presets de usuario. Vamos pasando por los diferentes efectos para guitarra, y nos quedamos con un sonido limpio de nuestra strato, con adición de reverb y chorus.

Y ahora sí, comencemos con las voces. Al principio hemos considerado emplear únicamente los efectos de voz; más tarde nos ocuparemos del detector de acordes.

Lo primero, modificación de la voz solista. Realmente, y aunque nuestro timbre y nuestra habilidad vocal sean fundamentales, podemos sonar prácticamente a lo que queramos, dependiendo del estilo musical que cultivemos.

Modificando los parámetros de frecuencia, hemos podido hacer que la voz de nuestro bajo colaborador sea muy similar a la de un tenor, sin perder en ningún momento el timbre original. Por otra parte, se puede conseguir emular la voz distorsionada de un robot, el gruñido de un gigante (lo cual ayuda en producción de sonidos guturales, propios de algunos derivados de metal), sonar como un cantante negro (esta me ha encantado), modificación de género (variación de voz masculina a femenina y viceversa), así como voces dignas de un liliputiense. Ello, combinado con los diferentes efectos que el VL4 ofrece y los parámetros de ecualización, prácticamente hemos podido crear lo que se nos ha antojado. Hasta aquí los resultados han sido satisfactorios, y sin inconvenientes destacables.

Cabe destacar que el bypass, pese a no ser verdadero bypass, ejerce su función sin ruidos ni problemas destacables.

Ahora pasemos al área de interés: la detección de acordes y las armonías. Nuestro pequeño es capaz de generar hasta cuatro armonías, que acompañan a nuestra voz solista, con lo cual podemos crear nuestro coro particular. Podemos crearlas en unísono, terceras, quintas u octavas, por encima o por debajo de la nota que estamos interpretando. Y para lograr resultados más precisos, el sistema detecta si se trata de un acorde procedente de una escala mayor o menor y el modo. Al cantar un La mientras tocamos con la guitarra un acorde localizado en la tonalidad de Sol, VL4 armonizará con un Do; pero si de repente tocamos un La Mayor, el Vocalist armonizará con Do sostenido.

Cabe destacar que el previo es excelente, y el control del volumen de guitarra, armonía y voz del mezclador que incorpora son realmente útiles, y más aún si se dispone de pedal de expresión, ya que podemos modificar el volumen de la voz solista, mientras la armonía sigue constante, lo cual lo hace especialmente atractivo en directo.

Presionamos el pedal de efectos, añadimos un poco de reverb a la voz, y al principio, he improvisado junto a Carlos algunas piezas, y como por arte de magia, escuchamos un background: la armonía generada. En nuestro caso, hemos elegido que se produzcan armonías de terceras y quintas, y luego de quintas y octavas (en ambos casos, por encima y debajo de la tonalidad). Las voces al unísono también han resultado atractivas; sin ir más lejos, hemos interpretado una versión de The sounds of silence, de Simon & Garfunkel, con la guitarra acústica, y con tan sólo la voz de Carlos añadida a la armonía unison corrected. Resultado: cualquiera habría pensado que se trataba de dos personas.

Del mismo modo, procedimos a grabar dicho tema a través de Cubase, empleando únicamente el equipo mencionado, sólo que esta vez con el micrófono de condensador. Enchufar, activar el switch de alimentación fantasma, grabar, y éxito. No se detecta el más mínimo problema.

No obstante, el talón de Aquiles de este procesador, hasta ahora brillante, ha sido el hecho de incrementar notablemente el tempo, así como construcciones de acordes más complejos. El problema es que, al aumentar enormemente el tempo y acelerar las progresiones de acordes, le ha costado un tiempo significativo captar el cambio de tonalidad y la escala y, por consiguiente, generar la armonía correspondiente.
Por otra parte, introduciendo acordes en séptima o disminuidos, por ejemplo, parece que el Vocalist se resiste a captarlos, haciendo que con ciertas progresiones sea difícil armonizar debidamente. Ello me ha sorprendido, ya que es capaz de detectar multitud de modos y escalas, incluyendo la disminuida.

CONCLUSIÓN
A mi entender, el Vocalist Live 4 es un excelente procesador, extremadamente versátil y con múltiples posibilidades, sobre todo en directo, donde podemos emular un coro gracias a las cuatro armonías simultáneas. Capta bien los acordes en sus respectivas tonalidades, y crea las armonías correspondientes. Lo único de lo que peca, (especialmente grabando en estudio), es de la dificultad que se presenta al hacer progresiones de acordes algo más complejos que un mero Do mayor o Re menor; como un Si séptima, semidisminuidos, segundas dominantes…. Y el hecho de que, a veces, presente cierto retardo a la hora de captar los acordes, si cantamos y tocamos a tempos muy elevados.

En cualquier caso, os recomiendo que acudáis a vuestra tienda más cercana y probéis este “pequeñín”, porque merece la pena exprimir sus posibilidades. Bien por Digitech

 

fuente http://www.ispmusica.com

agosto 29, 2008 at 11:51 am 1 comentario

Amplificadores BUGERA 333-212 y 412H-válvulas a precio de transistores

El sueño de cualquier guitarrista es el de conseguir un cálido sonido de válvula a precio de ampli de transistores. Por otro lado, las tendencias actuales hacen que la demanda en sonido se reparta en dos direcciones: el sonido vintage de los tubos al estilo CRUNCH añejo y, en segundo lugar, la adrenalina metalera de sonidos salvajes LEAD. Parece que la gama Bugera lo ofrece todo, analicemos cómo lo hace.

¿Quién lo hace?
De la mano de Behringer, pero con marca propia -Bugera-, aparece esta línea de amplificación de válvulas. Busca la solución perfecta en calidez, versatilidad y precio. Desde luego su aspecto, componentes y concepto es muy tentador.

Las ventajas de Behringer ya las conocemos todos. Precios menos agresivos, en general, que la competencia, preocupación por el bolsillo del consumidor, buena distribución, acabados y aspecto, manuales en castellano, buena documentación en papel y web, etc.

En paralelo, nuestras cabezas asocian la firma a la producción en cadena. Algo distante a lo artesanal y manualmente construido. Con Bugera, nace un nuevo concepto de amplificación económica, pero a la antigua usanza: válvulas 2 x 12Ax7A y 2 x 12Ax7 en preamplificador, y 4 x 6L6GC en la etapa de potencia.

¿Qué es el 333-212?
Se trata de un combo de 120w, a válvulas de tres canales. Buenos acabados visuales y flexibilidad absoluta en sonido. Desde el sonido límpio/cristalino/clean, hasta lo salvaje/lead, pasando por el rollo blusero, británico o rítmico roto del crunch.

Nos encontramos ante una máquina capaz de ofrecer soluciones en directo y en local especialmente. Soluciones, por su sobrada potencia, que devorarán al batería más bestia que puedas tener en la banda si necesitas chicha. Ya de paso, advertir (cosa que también hace la empresa que fabrica su manual) que trabajar a volúmenes salvajes de forma constante puede dañar tus oídos.

También nos brinda un buen abanico de sonidos. Como casi todas las propuestas de última generación en amplificadores de guitarra, este “no tan pequeñín” nos ofrece tres canales con ecualización y volumen independiente. Esta arquitectura nos facilita tener tres sonidos totalmente diferentes preconfigurados y listos. Gracias a su pedalera (incluida), podemos pasar de un sonido a otro, a nuestro antojo, con un solo clic de pie.

Además de estas características, el amplificador viene totalmente repleto de opciones. Podemos incluir un bucle de efectos externo (también activable desde el footswitch y regulable en volumen desde la entrada trasera del ampli), dispone de reverb y de line out con potenciómetro en su panel trasero. Esta última opción nos sirve para enviar la señal de nuestro ampli a una fuente externa: multipista, ordenador, mesa de mezclas, etc.

Otra cosa destacable son sus salidas para conectar un recinto externo y sus opciones para regular la impedancia de salida: 4 – 8 ó 16 Ohm. Gracias a este selector podremos adaptarnos a casi cualquier recinto externo que nos propongamos. Eso sí, deberá ser capaz de aguantar los vatios que emitiremos desde el combo. En nuestro caso, y ya aprovechando el banco de pruebas, conectamos el 333-212 a un recinto Bugera 412H, para comparar resultados y cambio en el sonido al usar los propios altavoces del combo (2 de 12”) versus los altavoces del recinto (4 de 12” vintage series).

Sobre el recinto
Poco que añadir salvo su construcción sólida, robusta. Bajo un peso de 37 Kg, aproximadamente, encontramos unas más que prácticas ruedas. En los laterales unas fornidas asas. Ambos elementos son imprescindibles para poder mover el “bicho” sin ayuda de una segunda persona.

En cuanto a prestaciones, como veis en la ficha técnica, cuatro altavoces serie vintage de 12 pulgadas. Ahora añadimos un cómodo selector mono/estéreo y otro que nos permite variar la impedancia de 8 a 16 Ohm, según conveniencia del ampli que utilicemos.

Sonido del combo y sonido del combo conectado al recinto
He de manifestar mi asombro en cuanto a la calidez del sonido de este amplificador, considerando su precio. Debemos tener en cuenta que se trata de un 120 w a válvulas por poco más de 600 €. Esta no es una combinación muy frecuente. Los tres canales tienen su magia. En limpio nos encontramos con una excelente pegada, transparencia y ese grosor cálido de la válvula. En el canal Crunch obtenemos unas saturaciones bastante sabrosas; ricas para solos desgarrados, ritmos rotos. El canal y su saturación es bastante natural. Pasando al LEAD, dispondremos de sonidos más peleones y oscuros. En combinación con el buen uso de los ecualizadores, conseguimos una paleta tímbrica realmente amplia.

Aunque no contáramos con pedales de efecto, la variedad, calidez y riqueza de las saturaciones es suficiente (en suma a su reverb) para recorrer situaciones extremas y opuestas. Personalmente, añadiría nuestro buen efecto de saturación/distorsión en formato pedal. Uniendo la EQ, la variedad de los tres canales y nuestro pedal preferido, conseguiremos casi cualquier color que pretendamos en el sonido de nuestra guitarra.

Como resumen al sonido, diría que es sorprendentemente atractivo considerando el precio. Sí, ciertamente hay amplificadores de 2.500 euros que son bastante más potentes, me gustan más… Cierto. Pero no encuentro proporción entre esos saltos de precio y calidad. Quiero decir que por el dinero que nos cuesta este Bugera, alcanzamos cosas que, sin ser lo más cañero, son satisfactorias para guitarristas amateurs de nivel bajo, medio e, incluso, medio alto.

La única pega, en cuanto al sonido, es que la radio se nos cuela por ahí en ocasiones. Para local y ensayo, considerando la caña a la que tocamos, las filtraciones de emisoras de radio pasarán totalmente inadvertidas, puesto que con dar un único trallazo de púa, sólo escucharemos guitarra que tapará cualquier ruido e interferencia. La cosa cambia en estudio, pues esas filtraciones de interferencias pueden ser molestas en mezcla. Por ser sincero, no hice profundas pruebas para aislar la masa, mover el ampli a otros sitios, etc. para solucionar este problema. Lo que sí es cierto es que he probado otros amplificadores en el mismo lugar sin obtener interferencia alguna. Lo cual me hace pensar que se trata de la electrónica del aparato. Aunque metiéndole mano puede aislarse y corregirse el problema.

Conclusiones
He descrito a lo largo de estas líneas mis impresiones sobre el producto. Subrayando de forma esquemática sus principales características, enfatizaría su buena relación calidad precio. Es difícil encontrar un válvulas de 120 w a estos precios. Os preguntaréis qué cosas le diferencian de otro amplificador más caro. Supongo que el aislamiento que le haga más silencioso cuando no tocamos, un sonido más redondo en saturaciones (sólo para oídos con experiencia). El caso es que disponer de un ampli de tres canales, con pedalera, reverb y ese sonido caliente de las válvulas, escapando de la artificialidad de los transistores, por cerca de 600 € es una tentación casi irresistible para muchos. Anímate e intenta probar el “bicho”, en cuanto a potencia, acabado, versatilidad y chicha “valvulera” seguro que fliparás. Especialmente si andas con el presupuesto ajustado.

En cuanto al recinto, todo son excelencias. Buenos acabados, sonido magno digno de un recinto de estas dimensiones. Aspecto robusto, buenas asas y cómodas ruedas. Para el precio que tiene, no encontramos ninguna pega.

Amplificador Bugera 333-212   

 

fuente  http://www.ispmusica.com

  • Precio recomendado: 650 € aprox.
  • Recinto Bugera 412 H

  • Precio recomendado: 231 € aprox.
  • agosto 29, 2008 at 11:44 am 3 comentarios

    Fender VG STRATOCASTER-última tecnología

     Hablar de Fender en banco de pruebas es hablar de un mito. Una de las grandes. Décadas de historia generando ilusiones, instrumentos e incluso me atrevería a decir que un estilo a la hora entender la interpretación. Hay tanta literatura, modelos y comentarios (documentados y sin documentar) que en ocasiones se encuentra una gran confusión en la cabeza de los usuarios. Desconocimiento entre los detractores y defensores. Por tanto, es un placer para mí haber podido tener en las manos el instrumento, probarlo realmente y contaros la experiencia sin movidas raras. Guitarra y guitarrista cara a cara, sin más.

    Introducción
    Nos encontramos ante un guitarrón. Por empezar con un término que resuma el concepto en general. Aúna varias particularidades que la convierten en una pieza realmente atractiva para muchos. Al probar esta guitarra he tenido la oportunidad de realizar diversas pruebas de interés.

    Por una parte, se pone a prueba una Fender Stratocaster U.S.A. De hecho viene con diversas pegatinas U.S.A. y la inscripción “Corona, California” en la chapa de unión cuerpo/mástil. Por otra parte, analizamos el concepto de la unión entre Fender y Roland. A priori esas dos marcas juntas prometen. Veamos lo que ha sucedido.

    ¿Qué es la VG Strat?
    Hablamos de una Stratocaster, en todo el sentido de la palabra, que nos ofrece el sonido característico y legendario del instrumento. No sólo el sonido, también todos sus “aromas” en corte, peso, tacto, octavación, electrónica… es decir en todo. Además de esto, que no es poco, pues para muchos es una meta a conseguir, Fender presentó con la VG un instrumento capaz de ofrecer diversos modelados, gracias la fusión con Roland para este efecto y propósito.

    A la hora de elegir los modelados que Fender debía incluir en la VG, había que tomar decisiones, puesto que hay muchos modelos y tipos de sonidos de la firma. La elección de los sonidos modelados se basó en conseguir ofertar los más representativos de la compañía en un solo instrumento.

    Disposición de controles y apariencia
    Tras un corte completamente normal de Stratocaster y sus tres pastillas Strat standard, encontramos varias peculiaridades. Además del selector de pastillas de cinco posiciones (que funciona de modo tradicional) y los correspondientes potenciómetros de tono y volumen (también al estilo clásico), hemos de añadir para la VG un selector de afinaciones y un selector de modelado. También vemos dos elementos específicos más para la VG: un led azul de aviso del estado de la batería y una cuarta pastilla situada entre el puente y la single magnética de puente. Se trata de la Roland GK. Con respecto a la batería y el circuito electrónico de modelados/afinaciones, matizar que en el caso de quedarnos sin pilas (alimentación), la guitarra funciona como una strato convencional.

    Al principio, tanta pastilla y selector vuelve un poco loco. Esa sensación es agradable puesto que te preguntas que será capaz de hacer esta Fender, además de cumplir su papel convencional.

    Nuestras primeras pruebas se centraron en conocer la entrega de la guitarra “a pelo”, sin filigranas ni modernidades. Queríamos conocer el sonido puro, su tacto, la precisión de la afinación, su octavación y la magia de sus tres pastillas magnéticas single. Disponía además de una Fender Stratocaster made in Japan, del 89 aproximadamente. Me apetecía muy especialmente compararlas.

    Funcionando como Stratocaster clásica
    Sin ocultar mi predilección por Fender y sin que esto implique que no sienta pasión por más firmas (que la tengo), disfruté especialmente de las pruebas. La sensación de tener un instrumento bien hecho entre mis manos me recorría. Conozco bien el sonido de esta familia de guitarras y no tuve grandes sorpresas al respecto. Ataque, brío brillante, mucho cuerpo en todas las notas y el emblemático sonido Stratocaster. Noté diferencias en comparación con la Japan del 89. Sobre todo en octavación, tacto y sensación de fiabilidad de afinación; también en un sonido general algo más cremoso y suave para la VG, dentro de un claro denominador común entre ambas en sus características generales de sonido.

    La guitarra es robusta, honorable y precisa en todos sus aspectos.

    Funcionando con sus prestaciones adicionales

    AFINACIONES
    Increíble pero cierto, la VG es capaz de recorrer diversas afinaciones con tan sólo tocar un botoncito. Es una auténtica gozada. Especialmente si te gusta utilizar el slide, afinaciones alternativas o (redoble de emoción), convertir tu guitarra en barítono sin tener que comerte la cabeza.

    La versatilidad y, sobre todo, la increíble comodidad que esta velocidad y precisión de cambio de afinaciones nos presta son impresionantes. Utilizando el selector circular de afinaciones, encontraremos las siguientes opciones (que funcionan de lujo, de forma instantánea y a la perfección).

    NORMAL. Afinación estándar E A D G B E.
    BAJA en D. Así nuestro Mi de la sexta baja, obteniendo un interesante D A D G B W.
    G ABIERTA. Afinación de sol abierta D G D G B D.
    D MODAL. D A D G A D.
    BARÍTONA. El poder aplastante del grave. B E A D F# B.
    12 CUERDAS. Recorriendo modelados de acústica/eléctrica de 12 cuerdas.

    Supongo que no hace falta contarte más. Salvo que es una gozada cambiar de afinación en un segundo y recuperar la original cuando nos apetece sin que la guitarra sufra cambios de tensiones, imprecisiones ni ningún tipo de “movida” incómoda.

    MODELADOS
    Vamos ahora al selector circular de modelados. Lo recorreremos con una precisión y realidad interesante hasta para los más puristas en las versiones:

    N. Normal. Sonido cásico de la Stratocaster sin ningún tipo de modelado.
    S. Stratocaster modelada. Conseguimos un sonido ligeramente diferente y con capacidad de recorrer diferentes afinaciones, modelado de 12 cuerdas, etc.
    T. Telecaster. En este modo obtenemos un sonido genuino TELECASTER. Realmente versátil en estudio o directo para conseguir pasar de una strato a un sonido más chillón de Telecaster rítmico. ¡Me encanta!
    H. Pastillas dobles. Es como cambiar las pastillas de nuestra Strato. Ahora son tres humbucker de máxima calidad. Obtenemos un cambio radical en textura, tono y cualidades del sonido.
    A. Acústica. Nunca he sido muy amigo de estas simulaciones acústicas, pero he de confesar que en este caso llaman la atención. Su versatilidad en estudio es aplastante. Desde la calidez de una Dreadnougth, al sonido brillante de una twang en un resonator.

    Los modelados, además, conjugan variaciones con las afinaciones y con los cambios en nuestro selector de pastillas. Recorriendo un abanico de posibilidades tonales realmente impresionantes.

    Añadir que el potenciómetro de tono actúa como control de reverb cuando trabajamos en modo “modelado acústica”.

    Conclusiones
    Debo recalcar que el comportamiento de la guitarra en las pruebas ha sido intachable. Ninguna cosa rara. En lo relativo al modelado: no retardos, no ruidos y no cruces de sonidos extraños. Como era de esperar en Fender + Roland, no hay sorpresas de malos funcionamientos por ninguna parte. Con seguridad lo afirmo, en el instrumento que hemos probado. Doy fe.

    Para los puristas y amantes del vintage esto del modelado puede sonar agresivo. Bien, creo que sería interesante pararnos a pensar. Conseguir una guitarra fiable, que afine bien, que octave a la perfección (sin ponernos de los nervios) y del “talante” de una Stratocaster U.S.A., no es moco de pavo (ustedes perdonen). Una vez que tenemos ese tacto y gran confortabilidad de interpretación (para los amantes de cortes clásicos), ¿qué mejor que poder dinamizar o flexibilizar las posibilidades de este gran instrumento? Ayer mismo estaba en el estudio, esbozando una rítmica para un tema ya grabado. Me sentía muy cómodo por el tacto y estabilidad de afinación de la VG, pero me sonaba muy gordote (sin tocar EQ) para mi intención en ese tema. Necesitaba una pista más afilada, en modo Strat, incluso en su fase más aguda me quedaba algo opaca. Metiendo más agudos en mezcla tal vez hubiéramos llegado a la meta, pero no hizo falta. Decidí buscar un sonido Telecaster más brillante, con saturación baja. Buscaba un rollo agudo que no molestara, algo desgarrado y que se escuchara perfectamente sin necesidad de estar “alto”. Pues bien, giro el botón de modelado, selecciono Telecaster, busco la pastilla y tono que me apetece, paso el tema y… Esto quería, perfecto. Conseguir esto sin mover la guitarra de mis piernas, ni cambiar cableado, ni jack, ni pedales, en definitiva sin moverme del sitio, fue una experiencia grata. Si consideramos además el coste de tener cuatro o cinco guitarras de esta calidad, encontramos más razones aún para tener cariño a la VG.

    Imagino lo que piensas. No es un instrumento barato, aunque este término es tan relativo… es sin duda un instrumento profesional que combina lo más bueno de lo clásico y acerca, al tiempo, lo más efectivo en modelados.

    La cogí por primera vez con cierto recelo y pensando ¿modelados? Qué miedo… Pero mi opinión cambió al utilizarla. Es un cañón que te permite recorrer el heavy pesado en rollos barítono, el pop británico “telecasteriano”, rollos slide con variedad de afinaciones, o los matices más legendarios de una Strato clásica. Sólo cito algunos ejemplos para que te hagas una idea de la versatilidad.

    Hay que gastar dinero pero, una vez esté la guitarra en tu poder, estoy seguro que pasará a ser una de tus joyas, custodiada con tu mayor cautela y mimo. Pedazo guitarrón.

    Nota: Existen abundantes demos y videos demostrativos en Internet. En concreto, y citando una fuente oficial, podrás ver vídeos y escuchar audio en  http://www.fender.com/vgstrat/home.htmlLos vídeos resultan muy gráficos para entender las posibilidades de la VG

    fuente: http://www.ispmusica.com

    agosto 29, 2008 at 11:39 am Deja un comentario

    satriani masterclas(midnight)

    aqui dejo un video de uno de mis hachas favoritos ,explicando como toca un gran tema de taping

    a disfrutar

     

    agosto 29, 2008 at 11:28 am Deja un comentario

    Metropolis VI grabando nuebo disco

    la banda española Metropolis VI esta grabando lo que sera su tercer disco que saldra a la luz antes de finales del 2008

    metropolis no sacaban disco desde el 2006 , cambios en la banda han sido los causantes del retraso de el nuebo albun ,pero este ya se esta grabando en los MVI studios

    todavia no hay un titulo para el disco ,que seguira con la honda de los anteriores pero con un sonido mucho mas poderoso ,eso si sin perder ni un apice del gusto y el buen hacer que caracteriza a la banda madrileña

    si quereis escuchar algo de la banda aqui os dejo un link http://www.myspace.com/metropolisvi

    agosto 29, 2008 at 10:50 am Deja un comentario

    Dream Theater – Another Day acustico

    para muestra un boton y en referecia a la anterior entrada os dejo otro video pero este con los originales y en acustico

    pedazo de monstruo el Petrucci

    febrero 10, 2008 at 12:43 pm Deja un comentario

    another day by dream theater arranged for solo guitar impresionante

    muy bueno este video que encontre en youtube de un tio tocando el tema completo solo con la guitarra

    que los disfruteis

    febrero 10, 2008 at 12:39 pm Deja un comentario

    Entradas antiguas


    Top Clicks

    • Ninguna
    diciembre 2016
    L M X J V S D
    « Ago    
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    262728293031  

    Blog Stats

    • 16,992 hits